A base de pintura

Hay días que empiezas haciendo un favor y al final no sabes como acabas…

El otro día fue uno de esas ocasiones.

Todo empezó por querer cumplir los sueños de un estudiante de doctorado del laboratorio de al lado.

Llamémosle Charlie, por mantener el anonimato.

Nota: Aunque ahora que pienso, siendo vietnamita como es, no sé si es el mejor nombre…

Nota2: Cosas de la asociación de ideas…

Pues a lo que iba, Charlie había defendido la tesis unos meses atrás y encaraba ese paso a la otra vida, uséase, el postdoc… y, como regalo de despedida, no se le ocurrió nada mejor que hacer algo que nunca había hecho antes pero que tenía muchas ganas de hacer.

Nota: No, nada de guarreridas, si es que tenéis la mente sucia!

A Charlie le apetecía…

Y mucho…


Ir al PAINTBALL

A ver, que la cosa está bien, pero vamos, si yo tuviera que elegir algo que hacer antes de irme a otra ciudad no sé yo si sería mi primera opción.

Pero bueno, ya he dicho que Charlie tenía muchas ganas y además había encontrado un cupón con una oferta dos por uno.

Y ahí es donde entro yo.

Cómo voy a quitar la ilusión a un amigo?

Nada, a tirar bolas se ha dicho.

El plan era sencillo:

a) nos ponemos ropa vieja y acolchada

b) Paso a buscar a Charlie con mi buga

c) vamos al campo de tiro

d) nos reventamos a bolazos

e) volvemos a casa. Sueño cumplido.

El problema es que, parece ser, que esta vida no hay nada sencillo…

Ya empezó la cosa por ser el día más soleado que se recuerda en Seattle, que de por sí no quiere decir que fuera muy caluroso para cualquier persona que vea el Sol más de dos meses al año, pero bueno, cuando uno lleva más capas que una cebolla subiendo el himalaya y se mete en un coche sin aire acondicionado…

Nota: El buga es la bomba, pero la tecnología se quedó en la tienda.

…pues eso, que no es lo más recomendable.

Pero bueno, aunque deshidratado y sediento, se llegó al “punto de recogida” de Charlie.

Y ahí se vuelve a complicar la cosa:

Ummm… que he estado mirando y el sitio este esta a una hora de camino… cerca de la Base Militar

Nota: No sé si lo había comentado antes, pero Seattle está rodeada de bases de todos los gustos y colores.

Pues nada,carretera y a sudar un poco más, qué se le va a hacer!

Sin embargo, a los diez minutos…

Ostras, que mirando el mapa… el sitio este está DENTRO de la base…

Bueno, oye, pues ya estarán acostumbrados a que la gente vaya al paintball (de las narices)… Vamos, en mi mente yo me imaginaba que habría como una entrada desde la base para pringaos gente como nosotros…

Por suerte me había afeitado

Y no llevaba nada explosivo en el coche. Ni tan siquiera arroz para la paella

Nota: Por eso que es de la variedad bomba, que con estos, nunca se sabe…

Total, que entre divagaciones y demás, llegamos a la puerta de la base. Y, en contra de lo que me imaginaba (pero bastante lógico, por otra parte), nos para un amable militar que debía ser músico, por el instrumento que llevaba y me pide la documentación.

Primer fallo, iluso de mí, pensando que los únicos tiros que iba a dar eran de tipo “pinturil” había dejado la documentación en la mochila…

Y la mochila dentro del maletero

Y lo último que quieres es moverte dentro del coche cuando tienes a un militar en la ventanilla…

Total, que lo único que acierto a decir es

La documentación la tengo…

Dónde? (Vamos, ni me dejó acabar la frase)

En el maletero

Pues échate a un lado y paras el coche

No sé por qué, pero en mi mente me pasaban imágenes de cosas con agujeros: Queso Gruyere…. coladores….

Por suerte, lo único que pasó es que vino el colega del “músico”

Nota: Que por edad podría haber sido su abuelo

Y me informó, después de preguntarme que narices hacía ahí el motivo de mi visita, que tenía que ir al centro de visitas y solicitar un pase diario. Una vez recuperado el aliento, no parecía que la cosa iba a tener más historia.

Error.

La primera pregunta en el centro de visitas es: de donde venís y quién os esponsoriza

Lo de de donde venís, ya tiene su trampa, porque no sé si se refiere al mono, la cigüeña, Seattle o allende los mares…

Y lo de esponsorizarnos… joer, que sólo he ido al paintball una vez, no creo que las empresas estén pegándose por patrocinarme…

Nota: Puede que mis respuestas no fueran exactamente así

Nada, que al final lo descubrimos. O un militar da su ok para que entres, o te vas a casita. Al tío del centro de visitas le importa más bien poco que vayas al paintball o a plantar pinos… o hay un militar o no entras.

Por suerte, los del paintball (militares ellos), se dignaron (después de alguna llamada) a pasar a buscarnos.

Y ahí empezó la batalla.

Evidentemente, jugar a paintball siendo dos sería bastante aburrido, por lo que nos añadieron a un grupo de jóvenes…

El mayor? 19 años

Motivo del paintball? Despedida de soltero

Nota: sip… cada vez los casan más jóvenes, pero de eso da para otro post…

Y empezó la lucha

Y descubrí que no debíamos estar ahí

Más que nada porque los chavalines, que de tan expertos en esto de la pintura, digo yo que serían de bellas artes…

sacaron unas marcadoras automáticas… una monstruosidad. Vamos, en dos palabras, en el tiempo que yo tardaría en decirle a mi dedo que apretara el gatillo, ellos ya me habían vaciado dos cargadores…

sin compasión

Como decían Rambo, no siento las piernas…

Y Charlie? pues acabó peor… es lo que tiene que te apunten a una zona vital

Pero no hay que preocuparse, todavía le queda otro, por si quiere ser padre.

Eso sí, no creo que vuelva más al paintball

Eso sí, si vuelve, con protección.

En cuanto a mí, cuando recupere la sensibilidad, y pueda volver a sentarme, me decido.

Que es dura la vida del militar…Ahora entiendo lo que decía el filósofo que en la mili, te hacen hombre…

Anuncios

5 comments so far

  1. JM on

    jejeje…. esto me recuerda mi experiencia en Argentina, donde tras haber sido robado (rueda de recambio y estéreo), los de la casa de coches me recomiendan ir a la comisaría de la plaza de al lado….. tras exponerle brevemente el caso, el policía, muy alucinado, me dice “es que esta comisaría trata casos con muertos por en medio (suicidios, asesinatos)”…. ejem!.

    “Pero espere que le vamos a acompañar a la comisaría adecuada”… y en estas que nos meten en la parte de atrás de un coche policial, que evidentemente está pensada para chorizos, sin poder abrir las puertas etc etc… al menos no nos pusieron las manillas! Había que ver las caras de la gente que nos miraba por el camino… y supongo que las nuestras también eran dignas de ser analizadas…

    bueno putobiólogo, dos textos en 10 días, ¿qué está pasando?

  2. Mónica on

    Jejejejeje.
    De verdad q eres único!!!!!!!!!
    Me imagino tu cara cuando te diste cuenta de q tenías la documentación en el maletero jejeje.
    Lo q no sé es pq te sorprendes, q otra cosa podías esperar de ellos y más teniendo por comañero a un Charlie vietnamita………jejeje.

    Cambiando de tema….. yo tb me pregunto lo mismo q JM…. 2 post en 10 días!!!!!!!!! What’s happening with you?

  3. Joel on

    Dos posts en 10 días?? Perdón por repetirme, pero creo que la ocasión lo merecía. En serio, más que un blog, deberías escribir noticias de actualidad o hacer un programa de humor para alguna cadena americana. Con estos guiones seguro que triunfas.

    Recuerdos a Charlie… cuando pueda moverse!! jaajajaj.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: